Puerto Rico podría beneficiarse de nuevas relaciones EEUU-Cuba, según experto

Puerto Rico podría beneficiarse de nuevas relaciones EEUU-Cuba, según experto

San Juan, 17 dic (EFEUSA).- La normalización de relaciones entre EE.UU. y Cuba no afectará significativamente al resto de las islas del Caribe, con la única excepción de Puerto Rico, que deberá saber jugar sus cartas para beneficiarse, según el historiador Jorge Rodríguez Beruff.

San Juan, 17 dic (EFEUSA).- La normalización de relaciones entre EE.UU. y Cuba no afectará significativamente al resto de las islas del Caribe, con la única excepción de Puerto Rico, que deberá saber jugar sus cartas para beneficiarse, según el historiador Jorge Rodríguez Beruff.

El experto del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe explicó hoy a Efe que las relaciones entre Cuba y los países miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom) previsiblemente no se verán afectadas por el previsible fin del embargo que EE.UU. impuso unilateralmente sobre Cuba en 1960.

“No creo que haya una gran cambio porque la relación existente entre Caricom y Cuba no se ve influida por EE.UU.”, dijo Beruff.

También, prevé que no habrán alteraciones a corto o medio plazo en el flujo de turistas en el Caribe, ya que hasta que no se levante el embargo no se sabrá qué tipo de turistas atrae Cuba y si será el mismo que viaja a las islas caribeñas, que claramente son “turistas estacionales”.

Sin embargo, el historiador señaló que este cambio de política de EE.UU. crea una “situación de distinción” de Cuba frente a los demás territorios de la región porque es previsible una amplia colaboración mutua en materia de inmigración, salud, tráfico humano y protección ambiental, entre otras.

Para Beruff, la isla que más se verá afectada, por razones obvias, es Puerto Rico, cuya relación con Cuba entrará próximamente en un “un escenario nuevo y dinámico” de mayor colaboración.

“Cuán beneficioso sea para Puerto Rico dependerá de cómo actúe la Administración (local) para identificar oportunidades y colaborar de forma conjunta”, dijo Beruff.

De hecho, asegura que desde hace años expertos puertorriqueños se ha ido preparando para este momento y han publicado toda una serie de investigaciones sobre las oportunidades y amenazas que representaría esta normalización de relaciones entre EE.UU. y Cuba.

Entre ellos, hoy un estudio de 2009 preparado por los catedráticos de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Gerardo González Núñez y Félix Cué García, que estipula que “Puerto Rico debe prepararse para ser un socio principal de Cuba en un campo con un altísimo potencial de crecimiento y a su vez para mantener su liderazgo regional”.

Según señala el artículo, Puerto Rico podría exportar productos alimenticios hacia Cuba así como intercambiar recursos humanos para la construcción de viviendas, para la manufactura e incluso para la elaboración de productos biotecnológicos y farmacéuticos.

Además, el documento destaca que se pueden coordinar estrategias entre ambas islas para promocionar una ruta de destinos atractivos para turistas en cruceros o pasajeros de avión.

Beruff apuntó a que, así como el estudio de González y Cué, existen muchos otros que detallan las ventajas económicas que Puerto Rico podría obtener con Cuba y que sólo se esperaba el momento indicado para poner los planes en marcha.

“El anuncio no fue inesperado realmente, lo que no se sabía era cuándo ni cómo iba a ocurrir”, expresó el historiador.

En su opinión, la apertura de una embajada de EE.UU. en La Habana a inicios de 2015 facilitará además la comunicación y el intercambio entre ambas islas.