Presiona Enter para iniciar tu búsqueda

    Política Internacional

    Política y deporte se entremezclan en la Copa Mundial de fútbol

    La polémica historia del Mundial es prueba de que el fútbol es más que solo un juego.
    fanáticos colombianos, mundial en Rusia
    Christopher Furlong/Getty Images
    8:50 am06/14/2018

    (POLÍTICA PARA MI).- Un día antes del inicio de la Copa Mundial de fútbol en Moscú, el presidente ruso Vladimir Putin agradeció a la FIFA por mantener la política fuera del deporte.

    Pero la polémica historia del Mundial es prueba de que el fútbol es más que solo un juego.

    Canadá, México y Estados Unidos organizarán el Mundial de fútbol de 2026

    A principios de este año, el gobierno británico anunció un boicot político del campeonato en protesta por el envenenamiento en el Reino Unido del exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia.

    El Reino Unido castiga a Rusia por envenenamiento de exespía

    Aunque no hubo tal boicot, ningún funcionario de los gobiernos occidentales están presentes en Moscú en protesta por el intento de asesinato de Skripal en territorio británico.

    Al mismo tiempo que Putin alegó que la política no tiene nada que ver con el fútbol, una legisladora de alto rango hizo un llamado a las mujeres de su país a no tener relaciones sexuales con hombres extranjeros durante la Copa Mundial, diciendo que las mujeres rusas “deberían dar a luz a los nuestros”.

    Tamara Pletnyova, presidenta del comité de la Duma sobre las familias, las mujeres y los niños, dijo que los ciudadanos rusos deberían casarse entre ellos y “construir una buena familia, vivir juntos, dar a luz a niños y educarlos”.

    Las declaraciones de Pletnoyva son una prueba más de la estrecha relación entre el deporte y la política, sobre todo cuando se trata de eventos como el Mundial, que en 2014 atrajo a más de 3 mil millones de espectadores, y seguramente cautivará a un número similar, o mucho mayor, este año.

    La elección de Rusia como sede del Mundial ya había sido desafiada al ser un país que fomenta la guerra, interfiere en las elecciones de naciones soberanas, discrimina a los miembros de la comunidad LGBTQ y asesina a sus propios ciudadanos en el extranjero.

    DEPORTE Y POLÍTICA INTERNACIONAL

    Sin embargo, esta no es la primera vez que el fútbol se cruza con la política internacional.

    En 1969 estalló una guerra entre El Salvador y Honduras, llamada la Guerra del Fútbol por el partido entre las selecciones de los dos países que se celebró ese añopara clasificar al Mundial de 1970.

    El fútbol, causa de un “impasse” diplomático en la cumbre de la UE y la Celac

    Varios años después, en uno de los partidos de fútbol más famosos de la historia europea, la semifinal de la Copa Mundial 1982 entre Francia y Alemania Occidental creó tal animadversión que los políticos se sintieron obligados a intervenir, un ejemplo de cuánto puede durar la reconciliación internacional, incluso en el campo de juego.

    Para los alemanes, la victoria de Alemania Occidental en el Mundial de 1954 marcó un punto de inflexión que permitió reclamar el orgullo nacional después de la catastrófica derrota de la Segunda Guerra Mundial.

    Por el contrario, una derrota de Alemania Occidental contra Alemania del Este en 1974 representó un duro golpe en el contexto de la Guerra Fría.

    En 1990, después de la caída del Muro de Berlín, el triunfo de la Copa Mundial de Alemania simbolizó la unificación de los dos estados alemanes.







    Mira también:

    ¿Qué sientes? Comparte tu opinión

    Comentarios

    Cerrar

    cuéntalo

    Ingresa con tu
    red social favorita