Presiona Enter para iniciar tu búsqueda

    Noticias

    Trump: Rusia y China amenazan la prosperidad de EE.UU.

    El presidente anunció su nueva estrategia de seguridad nacional.
    Mark Wilson/Getty Images
    2:39 pm12/18/2017

    (POLÍTICA PARA MI).- Con énfasis en lo que pintó como el fracaso de gobiernos anteriores, y el mandato que dice haber recibido en las elecciones del año pasado, el presidente Donald Trump anunció este lunes una nueva  estrategia de seguridad nacional.

    Trump planteó una política de “realismo de principios” y competencia global, y reiteró su compromiso con la doctrina de “América Primero”, la lucha contra el terrorismo y la protección de las fronteras de Estados Unidos.

    Lee también: Trump quiere que EE.UU. regrese a la luna… y después a Marte

    La Estrategia de Seguridad Nacional de Trump, ordenada por el Congreso, presenta a China y Rusia como los principales competidores que quieren realinear el poder global en sus intereses, potencialmente amenazando a EE.UU.

    “Nos guste o no, estamos comprometidos en una nueva era de competencia”, declaró Trump.

    “También enfrentamos potencias rivales como Rusia y China que buscan desafiar los valores y la riqueza de la influencia estadounidense. Intentaremos construir una gran asociación con esos y otros países. Pero de una manera que siempre protege nuestro interés nacional”, añadió.

    Pero aunque el documento delinea un plan detallado para hacer retroceder las ambiciones económicas globales de China, dice poco sobre cómo lidiar con el tipo de técnicas de guerra cibernética e informática que Moscú usó para tratar de influir en las elecciones presidenciales de 2016.

    En su discurso, el presidente describió un mundo que descansó durante tres décadas de la rivalidad de las superpotencias, y sugirió que las vacaciones han terminado.

    UN NUEVO LIDERAZGO

    “Ustedes hablaron en voz alta y hablaron claro”, dijo Trump sobre su sorpresiva elección en 2016.

     

    El plan que lanzó el mandatario coloca los temas económicos -el comercio, la independencia energética e incluso la reforma tributaria- en pie de igualdad con cuestiones militares más tradicionales como la defensa nuclear.

    El resultado es una doctrina que intenta equilibrar objetivos que compiten entre sí: enfatizar la competencia política y económica con países como Rusia y China, al mismo tiempo que alistan su ayuda con desafíos de seguridad como el programa nuclear de Corea del Norte.

     







    ¿Qué sientes? Comparte tu opinión

    Comentarios

    Cerrar

    cuéntalo

    Ingresa con tu
    red social favorita