Presiona Enter para iniciar tu búsqueda

    Noticias

    Trump: masacre en Texas es un problema de salud mental, no de armas

    El presidente dijo que el tiroteo pudo ser más mortífero, sino fuera por el hecho de que alguien más tambien tenía un arma.
    Scott Olson/Getty Images
    8:38 am11/06/2017

    (POLÍTICA PARA MI).- El presidente Donald Trump afirmó teste lunes que la masacre del domingo en Texas que causó la muerte a 26 personas no es una “situación de armas” sino que fue causada por un problema de “salud mental”.

    “Creo que la salud mental es su problema aquí”, dijo Trump durante una rueda de prensa en Tokio, donde se encuentra como parte de su gira por Asia.

    Lee tambiénAsediado por el escándalo, Trump se va a Asia

    “Basado en informes preliminares, un individuo muy trastornado, una gran cantidad de problemas durante un largo período de tiempo”, agregó el mandatario.

    “Pero”, agregó Trump, “esto no es una situación de armas”.

    Contrario a lo que dijo el presidente, aún no se ha producido una evaluación sobre el estado mental en que se encontraba Devin Kelley, de 26 años, cuando abrió fuego contra los feligreses de una iglesia baptista en Sutherland Springs, cerca de San Antonio.

    Kelley se alistó en la Fuerza Aérea en 2010,  fue juzgado ante un consejo de guerra en 2012 por agredir físicamente a su esposa e hijo, y fue dado de baja deshonorable del ejército en 2014 por su mala conducta.

    HISTORIAL

    A pesar de ese historial, Kelley tuvo acceso al rifle de asalto semiautomático Ruger AR que utilizó para disparar indiscriminadamente con los asistentes al servicio dominical de la iglesia.

    En el servicio participaban unas 50 personas. Dos de los muertos fueron encontrados fuera de la parroquia; 23 dentro. La víctima mortal restante murió en un hospital.

    Lee tambiénTrump culpa a demócratas por ataque en Nueva York

    “Este es un problema de salud mental al más alto nivel”, insistió Trump.

    El presidente también dijo que el tiroteo en la iglesia pudo haber sido incluso más mortífero, sino fuera por el hecho de que “afortunadamente, alguien más tenía un arma que disparaba en la dirección opuesta”.

    “De lo contrario, habría sido, tan malo como fue, habría sido mucho peor”, añadió.

    Un residente local, armado con un arma propia, se enfrentó a Kelley cuando salía de la iglesia y comenzó a disparar, lo que lo llevó a huir en su vehículo.







    ¿Qué sientes? Comparte tu opinión

    Comentarios

    Cerrar

    cuéntalo

    Ingresa con tu
    red social favorita