Presiona Enter para iniciar tu búsqueda

    Noticias

    ¿Es Puerto Rico el Katrina de Donald Trump?

    La lenta reacción del presidente tras el huracán María ha hecho recordar la deplorable respuesta de George W. Bush a Nueva Orleans en 2005.
    Foto: Joe Raedle/Getty Images
    8:16 am09/28/2017

    (POLÍTICA PARA MI).- Históricamente, los desastres naturales pueden salvar o hundir una presidencia.

    La lenta y escasa ayuda que ha enviado el presidente Donald Trump a Puerto Rico tras el devastador paso del huracán María ha hecho recordar la deplorable respuesta que dio el expresidente George W. Bush a Nueva Orleans después de ser embestida por el huracán Katrina en 2005.

    Muchos han comparado aquellas imágenes de casas y casas bajo las inundaciones en la ciudad de Luisiana con las que se han visto desde la semana pasada que muestran a comunidades puertorriqueñas prácticamente debajo de las aguas.

    Aparte de su decisión de lanzar a Estados Unidos a una guerra en Irak, Bush será por siempre recordado como el presidente que no atendió a su población ante Katrina. ¿Le pasará eso ahora a Trump?

    Lee también: Trump suspende la “Ley Jones” para el envío de suministros a Puerto Rico

     

    Tras el paso de la enorme tormenta hace más de ocho días, unos tres millones de estadounidenses se quedaron sin electricidad, ni comida o agua potable. Cerca del 80% de la agricultura fue destruida. Un 95% de las torres de teléfonos celulares quedaron fuera de servicio por lo que muchos residentes permanecían incomunicados, sin la posibilidad de pedir ayuda, y paralizando cualquier respuesta del gobierno. Se teme que la situación probablemente empeorará a medida que se agoten los suministros de emergencia y el gobierno local se vea incapaz de brindar apoyo o mantener el orden en un paisaje tan destrozado.

    COMPROBADA DEVASTACIÓN

    Las imágenes de las agencias noticiosas han comprobado la devastación que ha causado María en Puerto Rico, como también lo hicieron cuando Katrina en Nueva Orleans.

    Sin embargo, al igual que ocurrió hace 12 años con Bush, el presidente Trump ha ignorado la difícil situación que enfrentan unos 3.4 millones de estadounidenses y en cambio decidió culparlos de los problemas económicos que agobian la isla.

    Por días rehusó suspender la Ley Jones que impedía que embarcaciones con ayuda humanitaria de otros países llegara directamente a Puerto Rico, a pesar de que se lo estaban pidiendo numerosos legisladores, demócratas y republicanos, del Congreso de Estados Unidos.

    Lee tambiénEl huracán Harvey será la primera gran prueba para Trump

    A diferencia de la pronta respuesta que dio Trump a Texas y Florida tras los huracanes Harvey e Irma, cuando no titubeó en levantar la legislación y rápidamente mandó toda la capacidad del gobierno para enfrentar situaciones de emergencia, frente a Puerto Rico ni aprobó de inmediato los fondos necesitados, ni trasladó personal y equipos militares a la isla.

    Trump, tan visible en Texas y Florida tras Harvey e Irma, casi ignoró la devastación que María trajo a Puerto Rico, dedicando más atención al “respeto” al himno nacional en los juegos de la NFL.

     







    ¿Qué sientes? Comparte tu opinión

    Comentarios

    Cerrar

    cuéntalo

    Ingresa con tu
    red social favorita