Presiona Enter para iniciar tu búsqueda

    Perspectiva Nacional

    Investigadores de caso de Ayotzinapa fueron espiados con Pegasus

    Investigadores del GIEI, nombrado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, denuncian ser víctimas de espionaje telefónico por parte del gobierno mexicano.
    3:45 pm07/16/2017

    Washington, D.C. (Entravision) – Un equipo de investigadores internacionales que llegó a México para indagar la desaparición de 43 estudiantes mexicanos reveló que fueron blanco de una tecnología sofisticada de espionaje que fue vendida al gobierno mexicano para vigilar a criminales y terroristas.

    Los investigadores del GIEI, nombrado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, han catalogado este espionaje como una campaña de acoso e interferencia que, acusan, obstaculizó sus indagatorias sobre el caso de los estudiantes que desaparecieron tras enfrentamientos con la policía en septiembre de 2014 y cuyos cuerpos fueron presuntamente incinerados.

    El programa espía se llama Pegasus y es un arma cibernética que el gobierno mexicano compró por decenas de millones de dólares.

    El teléfono celular atacado con este programa pertenecía al secretario ejecutivo del grupo y fue utilizado por casi todos los integrantes del grupo al fungir como un nexo de comunicación entre los investigadores, sus fuentes, la CIDH y el gobierno de México.

    El esfuerzo para espiar a funcionarios internacionales es la revelación más reciente de una ofensiva espía en México, donde algunos de los principales periodistas, defensores de derechos humanos y activistas anticorrupción y antiobesidad han sido afectados por la misma tecnología, Pegasus.

    No obstante, esta nueva evidencia comprueba que la campaña de espionaje impactó y continúa impactando a muchas personas.

    El gobierno ha negado ser responsable del espionaje, al afirmar que no hay huellas que dejen saber exactamente quién intervino un teléfono con Pegasus y aunque ha prometido una investigación a fondo los investigadores dudan que se resuelva pronto.

    Políticos de alto rango de la oposición han dicho que también fueron blanco de Pegasus, lo que amplía el alcance de la pesquisa y aumenta la presión en contra del gobierno para que este responda.

    La desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el 26 de septiembre de 2014, ha causado indignación en México. Cientos de miles de personas se han manifestado en protesta contra el suceso, que muchos ven como una representación de todos los males que afectan al país, donde alrededor de 30,000 personas están desaparecidas y más de 100,000 han sido asesinadas a lo largo de una década de guerra contra el narcotráfico.

    El enojo por el caso de Ayotzinapa también ha tenido como foco al presidente Enrique Peña Nieto, cuyo afán por cambiar la percepción sobre México de una nación sumida en la violencia a una de promesas económicas se topó con una realidad distinta.

    La indignación se mantiene pues, casi tres años después, la investigación sobre la desaparición de los jóvenes continúa con pocas claves a lo que realmente sucedió.

    Tsi-tsi-ki Félix conversó con Eric Olson del Instituto México del Woodrow Wilson Center sobre cómo este nuevo escándalo podría impactar las elecciones presidenciales de México el próximo año.

     







    ¿Qué sientes? Comparte tu opinión

    Comentarios

    Quizás te interese

    Cerrar

    cuéntalo

    Ingresa con tu
    red social favorita