Presiona Enter para iniciar tu búsqueda

    Al Rescate

    Corte Suprema declara inconstitucional ley sobre ciudadanía

    El Tribunal rechazó que se trate al padre de forma diferente que a la madre al conceder la ciudadanía a un hijo nacido en el exterior.
    11:34 am06/12/2017

    (POLÍTICA PARA MI).-  La Corte Suprema declaró inconstitucional este lunes que el requisito para la concesión de la ciudadanía a un hijo nacido en el extranjero sea diferente para los padres que para las madres.

    Pero el Tribunal superior reconoció también que no está “equipado” para derogar una ley y otorgar la ciudadanía, por lo que pidió al Congreso que revise la ley de Inmigración y Nacionalidad de 1952.

    El fallo de la Corte Suprema se refiere al caso de Luis Ramón Morales-Santana, quien nació en 1962 en República Dominicana de padres solteros.

    La Corte consideró que el trato diferencial según el género del progenitor, cuando se trata de hijos de padres que no están casados, va en contra del mandato constitucional de tratar a todo el mundo igual bajo la ley.

    Bajo la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1952, un niño nacido fuera de Estados Unidos a un padre ciudadano soltero y una madre no ciudadana obtiene la ciudadanía al nacer sólo si el padre estuvo presente en el país por al menos cinco de esos años después de la edad de 14 años del hijo.

    Pero la ley se ha modificado desde entonces para disminuir el tiempo requerido para los nacidos desde el 14 de noviembre de 1986, a por lo menos dos años después de los 14 años de edad.

    Sin embargo, un niño nacido en el extranjero a una madre ciudadana soltera obtiene la ciudadanía si ella vivió en el país durante al menos un año en algún momento antes del nacimiento del niño.

    La madre de Morales-Santana era ciudadana dominicana y su padre ciudadano estadounidense que no había pasado más de cinco años en EE.UU. después de que el hijo cumplió los 14 años de edad.

    DEPORTACIÓN

    Morales-Santana fue admitido en EE.UU como residente permanente legal en 1975. Después de residir durante años en el país y recibir condenas por diversos delitos, le fue iniciado un proceso de deportación.

    Morales-Santana afirmó que era un ciudadano estadounidense debido a la ciudadanía de su padre. Pero la  negó la reclamación porque el padre no había satisfecho los requisitos de presencia física en el país.

    La magistrada Ruth Bader Ginsburg escribió la decisión.

    La sección de la Ley de Nacionalidad de 1952, escribió Bader Ginsburg, no podía “resistir la inspección bajo una Constitución que requiere que el gobierno respete la igual dignidad y estatura de sus ciudadanos masculinos y femeninos”.

    Pero mientras que la ley “viola los principios de igual protección”, la corte también dijo que no está “equipada” para conceder el alivio que busca Morales-Santana.

     







    ¿Qué sientes? Comparte tu opinión

    Comentarios

    Cerrar

    cuéntalo

    Ingresa con tu
    red social favorita