Presiona Enter para iniciar tu búsqueda

    Noticias

    Los 7 momentos políticos de los Grammy

    La presidencia de Donald Trump afecta hasta la noche más importante de la música en EE.UU.
    10:41 am02/13/2017

    (POLÍTICA PARA MI).- La presidencia de Donald Trump afectó hasta la noche más importante de la música en Estados Unidos, cuando varios artistas lanzaron sutiles llamados a la resistencia durante la ceremonia de entrega de los premios Grammy.

    Los primeros comentarios políticos durante la ceremonia del domingo en la noche  fueron del propio anfitrión, James Corden, en su monólogo de apertura, cuando dijo: “Disfrútalo, porque esto lo mejor, porque con el presidente Trump no sabemos lo que viene después”.

    Luego, al presentar la actuación de The Weeknd y Daft Punk, Paris Jackson, hija de Michael Jackson declaró que “realmente podríamos usar este tipo de entusiasmo en una protesta de oleoductos”, e referencia al movimiento de los indígenas en contra de la construcción del oleoducto de Dakota Access.

    La puertorriqueña Jennifer Lopez citó a la poeta afroamericana Toni Morrison al anunciar el ganador de Mejor Nuevo Artista.

    “Este es precisamente el momento en que los artistas se van a trabajar. No hay tiempo para la desesperación, no hay lugar para la autocompasión, no hay necesidad de silencio, no hay lugar para el miedo. Hablamos, escribimos, usamos el lenguaje. Así es como se sanan las civilizaciones”.

    Vestida con un traje pantalón al estilo de Hillary Clinton, la cantante pop Katy Perry interpretó su nueva canción “Chained to the Rythm” (Encadenado al ritmo) junto al rapero Skip Marley, hijo de Bob Marley. No solo es su canción una crítica de las ataduras sociales sobre el individuo, pero la artista llevaba una cita en el brazo que decía “Persiste”, en referencia al incidente con la senadora Elizabeth Warren de la semana pasada.

    Además, los dos artistas terminaron la canción frente a una imagen del texto de la Constitución. “¡No al odio!”, gritó Perry.

    El momento más político de la noche se produjo durante la actuación de A Tribe Called Quest, cuando Busta Rhymes se unió al grupo de hip-hop y rápidamente comenzó a disparar al presidente, refiriéndose repetidamente a él como “el presidente Agente Naranja (Agent Orange)”.

    “Quiero agradecer al presidente Agente Naranja por perpetuar todo la maldad que ha estado perpetuando en Estados Unidos. Quiero agradecer al presidente Agente Naranja por su infructuoso intento de prohibición musulmana. ¡Unámonos ahora!”, dijo. “¡Nosotros el pueblo! ¡Nosotros el pueblo! ¡Nosotros el pueblo!”

    Poco después, Anderson. Paak subió al escenario junto con un número de personas, evidentemente inmigrantes, entre ellas varias mujeres vestidas con hijab. La actuación terminó con el grito de Q-Tip de A Tribe Called Quest: “¡Resiste, resiste, resiste!”.

    Para ponerle punto final político a la noche musical, el presentador Corden volvió a a la carga con una serie de comentarios sobre “tuits falsos” en referencia a las veces que Trump ha dicho que cualquier noticia en su contra es “noticia falsa”.

    Pero no todo fue anti Trump, la muy poco conocida cantante Joy Villa dio un salto más cerca de la fama por llevar un vestido parcialmente transparente en los colores rojo, blanco y azul y con las palabras del lema de campaña del magnate, “Hacer a América Grande de Nuevo” impresas en el frente. “Trump” figuraba en la parte posterior trasera del atuendo.







    ¿Qué sientes? Comparte tu opinión

    Comentarios

    Quizás te interese

    Cerrar

    cuéntalo

    Ingresa con tu
    red social favorita