Presiona Enter para iniciar tu búsqueda

    Elecciones 2016

    La prensa de EE.UU. se dejó usar por el espionaje ruso, dice diario

    El periódico The New York Times estudió la forma en que, con su espionaje cibernético, Rusia intervino en las elecciones presidenciales.
    1:06 pm12/14/2016

    (POLÍTICA PARA MI).- Durante la pasada campaña electoral la prensa estadounidense se convirtió en instrumento de facto del espionaje ruso y ayudó a Rusia en su afán de injerir en las elecciones, afirma el diario The New York Times.

    La publicación llegó a esa conclusión tras un análisis detallado de cada paso tomado por los piratas cibernéticos rusos desde el año pasado para acapararse de información contenida en los sistemas de computadoras del Partido Demócrata.

    Foto: Mikhail Svetlov/Getty Images

    Foto: Mikhail Svetlov/Getty Images

    ¿La razón por la que la prensa se dejó utilizar por los rusos? Su “apetito” por material filtrado,  además de su enfoque en contenido de chismorreo dice The New York Times en su reporte “El arma perfecta: cómo la ciberpotencia rusa invadió EE.UU.”.

    El diario estudió la forma en que  Rusia intervino en las elecciones para favorecer el triunfo del candidato republicano Donald Trump, como han afirmado agencias de inteligencia del gobierno.

    SABOTAJE POLÍTICO

    Lo que empezó como un espionaje internacional, mediante el “hackeo” de la red de computadoras del Comité Nacional Demócrata DNC, se convirtió en sabotaje político cuando toda esa información fue filtrada y publicada por Wikileaks en julio pasado, asegura el Times.

    Luego en octubre, un mes antes de las elecciones, Wikileaks comenzó a publicar en serie miles de correos electrónicos privados de y para John Podesta, director de la campaña de Hillary Clinton.

    Julian Assange, fundador y editor de WikiLeaks, ha rechazado la conclusión de que su página de internet se convirtió en vehículo de hackers rusos que trabajan para el gobierno de Vladimir Putin. “Pero la evidencia en ambos aspectos parece convincente”, agrega el diario.

    Los correos electrónicos de Podesta no eran tan escandalosos como el infame video de Donald Trump, divulgado también en octubre, que mostraba cómo el candidato republicano se jactaba de la forma en que asaltaba sexualmente a las mujeres.

    Sin embargo, al ser publicados, gota a gota, por Wikileaks durante el último mes de la campaña electoral, esos emails proporcionaron material para innumerables reportes noticiosos sobre la campaña de Clinton.

    INSTRUMENTO DE FACTO

    Al final, no fue solo Wikileaks que informó sobre el contenido de las conversaciones electrónicas privadas de los dirigentes demócratas, señala The New York Times.

    “Cada publicación importante, incluyendo The Times, publicó varias historias citando los emails del DNC  y de Podesta publicados por WikiLeaks, con los que nos convertimos en un instrumento de facto de la inteligencia rusa”, indica el diario.

    De esa manera Putin, un estudiante de artes marciales, utilizó a dos instituciones en el centro de la democracia estadounidense – las campañas políticas y los medios de comunicación independientes- para sus propios fines, concluye en su análisis The New York Times.







    ¿Qué sientes? Comparte tu opinión

    Comentarios

    Quizás te interese

    Cerrar

    cuéntalo

    Ingresa con tu
    red social favorita